sábado, 7 de diciembre de 2013

CACARAÑAS / VACUNAS




Las vacunas son una parte muy importante para el cuidado de la salud de toda la comunidad. Ellas son las encargadas de brindar protección sobre numerosas enfermedades muy serias. ¿Pero porque se le llama “vacuna”?
A finales del siglo XVIII, la viruela hacia estragos en toda Europa. Ya en la primera mitad del siglo había causado millares de muertes en nuestro continente. Raro era encontrar a alguna persona que no mostrara en su rostro las cicatrices, denominadas en español clásico cacarañas (1) de haber padecido la enfermedad.
En las comarcas rurales donde se criaba ganado vacuno, la sabia experiencia popular conocía sin entenderlo, un hecho común entre los cuidadores de esos animales. Las vacas padecen en la piel de sus ubres una enfermedad caracterizada por unas pequeñas ampollas llenas de un líquido casi transparente. Las ordeñadoras se contagiaban en su trabajo y durante unos días padecían una enfermedad  similar en sus manos, acompañada de fiebre y un  malestar generalizado fácilmente soportable todo lo cual desaparecía pronto y sin ninguna complicación. Esta enfermedad se llamaba viruela de vaca o viruela bovina (viruela "vacuna") Lo curioso era que aquellos ganaderos que habían sufrido la enfermedad de las vacas no padecían luego nunca la auténtica viruela humana cuando una ola epidémica de ésta alcanzaba sus pueblos mientras que si afectaba sus familiares o a otros vecinos dedicados a actividades distintas del ordeño.
El hecho estaba ahí desde hacía siglos, pero faltaba la mente humana capaz de interpretarlo y darle una utilidad. El médico ingles Edward Jenner decidió probar ese conocimiento empírico y tuvo la idea de inocular a una persona sana con la viruela de las vacas para conferirle inmunidad frente a la terrible enfermedad. El 14 de mayo de 1796 extrajo pus de una pústula de la mano de Sarah Nelmes, una ordeñadora que había contraído la viruela de su vaca lechera, y lo inoculó a un saludable niño de 8 años llamado James Phipps. El pequeño desarrolló una leve enfermedad entre el y el día. Se formó una vesícula en los puntos de inoculación, que desapareció sin la menor complicación. El 1 de julio, inoculó al niño con la temida viruela, pero no enfermó.
Más tarde, en memoria de ese primer descubrimiento, Pasteur denomino "vacuna" a todos los métodos de prevenir una enfermedad mediante el uso de gérmenes o virus, aunque ya no procedan de la vaca ni tengan nada que ver con el procedimiento descrito por Jenner.
(1) Cacaraña: cada uno de los hoyos o señales que hay en el rostro de una persona, sean o no ocasionados por la viruela.

23 comentarios:

  1. Cacaraña, es la primera vez que escuchaba esa palabra, interesante.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola querido José.
    Muy interesante información amigo, lo que si he oído cuando alguíen tiene esas marcas en la cara es, "picadito de viruela" y desde luego que ese señor Edward Jenner, tuvo una buena idea y un buen invento, ahora esas enfermedades son menores comparadas con otras nuevas y menos nuevas que aparecen, hacen grandes estragos y aún nadie ha conseguido un remedio.
    Un buen fin de semana y un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  3. Que narices, por decirlo suavemente, tuvo el medico inglés con el pobre niño ¿Porque no se la inoculó el en el pito? :))
    Salud

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Acabamos de descubrir tu blog y te seguimos desde ahora. Ojalá que también te guste nuestro espacio :D
    ¡Un abrazo grande de parte de los tres!
    www.melodiasporescrito.com

    ResponderEliminar
  5. Ami me pasa como a Emilio: nunca había escuchado la palabra cacaraña. También desconocía el origen de la palabra "vacuna". Muy interesante e instructivo este post sobre el tema. Un abrazo desde mi mejana

    ResponderEliminar
  6. Curioso lo que cuentas y la palabreja... se las trae. Todos tenemos alguna cacaraña... yo por ejemplo guardo alguna de cuando me contagiaron mis alumnos la varicela (con 25 años). Besos amigo.

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante y me hace pensar que entonces no había unos intereses creados, seguro se podría hacer muchísimo ahora, pero no interesa a los grandes industrias farfmacéuticas.
    Debo de andar enojada con los bandoleros del poder, de ahí mi asociación de ideas.

    ¿Sabes de alguna vacuna anti-corrupción?

    Besos Maestro¡¡¡ ♥♥♥

    ResponderEliminar
  8. Nunca había oído esa "palabreja" así que acabo de agrandar mi vocabulario, conozco a una señora con 92 años que tiene la cara llena de cacarañas por haber padecido de viruela cuando era pequeña pero sobrevivió. Pienso sinceramente que ese doctor inglés se arriesgó demasiado con el pobre niño, tenía que haber usado ratas de laboratorio o cualquier otro animal .Saludos

    ResponderEliminar
  9. Que bien te has enrrollao con la vacuna José, tú te vacunas? yo no, no lo tengo claro, por un lado parece que nos inmunizamos, por otro, que estamos siguiendo la política de intereses y en contra de nuestra salud, en fin me quedo con la cacaraña, pero te regalo la vacuna.
    Salud natural, buen vino y buenas vacas!!!

    ResponderEliminar
  10. Es muy interesante que nos documentes sobre el principio de esa enfermedad ,la cual creo que muchos lo desconocíamos.

    También antes la gente se moría de cólico miserere le dieron por ponerle ese nombre, cuando en realidad era una peritonitis.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Gracias José, ignoraba gran parte de la información que nos regalas. Es una palabra muy peculiar "caracañas", se dice a la persona que tiene esas marcas: "cacarizo", pero gracias a ti, veo que es más correcto "cacarañado".
    Fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Recuerdo que de muy jovencito, en el instituto, aprendí de dónde viene lo de llamarle vacuna, pero es la primera vez que oigo el término "cacaraña". Todos los días aprendemos algo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Creo que a todos nos ha sorprendido la palabreja. Cuanto tenemos que agradecer a los luchadores de la investigación. Los grandes curiosones de la vida.

    ResponderEliminar
  14. Una entrada muy interesante y un nuevo término que hemos aprendido con esa cacaraña de la que nunca escuche hablar hasta hoy. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Gracias, no lo sabia, eres grande. un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Muy interesante y un tanto curiosa la historia de las vacunas.
    Gracias por el trabajo.
    saludos
    Mavi

    ResponderEliminar
  17. Que interesante, mi papá me había explicado algo, per este historia es muy precisa y fácil de comprender. No sabia lo de caracaña.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  18. ¡Hola,José! Me has instruido favorablemente:1º)Como tod@s,desconocía la palabra.2º) Me ha dado últimamente por anotar toda aquella nueva palabra para ampliar mi vocabulario y 3º) Sabía de la vacuna a partir de Pasteur,pero nada más."Nunca te acostarás sin saber una cosa más".Gracias por ello y encantada como siempre de leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Muy cierto mi estimado amigo, que mas que un aprendiz usted es todo un maestro, porque siempre que vengo aprendo algo interesante, gracias por ello y gracias por los muchos buenos momentos que disfrute en su blog durante este año, espero que el próximo le traiga muchas nuevas satisfacciones y sobre todo, salud y alegría por montones. Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  20. Gracias Amigo José por ampliar mis conocimientos.
    Tengo desde niño dos cacarañas en mi brazo izquierdo, muy cerca del hombro, precisamente de vacuna contra la viruela.
    Saludos, manolo

    ResponderEliminar
  21. Buenos días José yo también desconocia la palabra "cacaraña" al pronunciarla atribuyo su procedencia como gallega, muy interesante tu tema sobre las vacunas, un tema que no deberia de memar jamás en cuestión de recortes, en la ciencia y en la investigación como en el resto de casos que afectan a la integridad y la salud de las personas deberia de ser una puerta siempre abierta a la esperanza.
    Feliz fin de semana, un abrazo Pilar

    ResponderEliminar
  22. Buenas noches José, muy interesante tu estrada, hoy he aprendido el origen de las vacunas gracias por compartirlo con todos, por cierto es la primera vez que oigo la palabra cacarañas.
    Un abrazo y ¡¡FELIZ NAVIDAD!!.

    ResponderEliminar


  23. En estos días tan especiales,
    quiero pedir felicidad para todos
    no importa la distancia que nos separa,
    pues lo importante es desearte que pases una
    ¡Feliz Navidad y un positivo y prospero Año Nuevo!

    Pasa un hermoso domingo con el espíritu en Belén
    y que el niño te colme de Bendiciones y Salud!
    Que la paz y el amor reine en tu hogar
    y el de toda tu familia y amigos esta Navidad,
    con mis mejores deseos te envío
    un cálido y afectivo abrazo.

    Atte.
    María Del Carmen

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario