lunes, 19 de septiembre de 2011

Motivos para bridar...


Motivos para bridar:

Si te empeñas un poco, sin duda la vejez te hace más sabio (por el contrario, si te rindes y te dejas llevar, lo más probable es que acabes siendo un imbécil). Ser más es conocerte mejor, es llegar a encontrar tu lugar en el mundo, es aceptar a los demás, es descubrir la oculta armonía de la vida. Es decir, una sabiduría que creo que te ayudara a ser feliz. Hay que bridar.

                     ---------------------------------------------

Brindis                                      (El País domingo 12 de julio de 2009)

Alguna gente madura, tal vez la más lúcida, suele pensar con acierto que lo mejor que tiene la juventud es que ya pasó. Fue una época breve y radiante, ro­mántica y vigorosa, pero tam­bién llena de luchas, temores, du­das, celos y rivalidad. Alrededor de los 50 años, en cualquier bio­grafía llega un momento en que el caballo de fuego que uno lleva­ba dentro comienza a perder la ansiedad en el galope y aun sin abandonar la curiosidad ante la vida siente que hay que tomarse las cosas con más calma. A qué viene tanta prisa, se dice a sí mis­mo una mañana. De pronto uno se da cuenta de que no tiene que correr detrás del autobús ni ne­cesita presentarse ya a ningún examen ni le inquietan las mo­das ni se ve obligado a cambiar de costumbres y cada día le im­porta menos lo que piensen de él los demás. No ha dimitido de nin­guna idea ni ha cambiado de ban­do. Le siguen cabreando los mis­mos políticos, las mismas injusti­cias, los mismos fanáticos, los mismos idiotas, pero no está dis­puesto a que ninguno de ellos le estropee una buena digestión. Si uno es viejo lo peor es compor­tarse como un joven. Cada edad tiene su baraja con placeres que pueden ser tan intensos como uno quiera, si sabe jugar las car­tas. Peor que querer ser joven a toda costa es tener ya ideas de carcamal con apenas 30 años. Gente joven envejecida la vemos y oímos todos los días en las ter­tulias de la radio y de la televi­sión. Del primer caso lo salva a uno el sentido del ridículo; en el segundo no hay cura posible por­que es cuestión de carencia de minerales. El hecho de que uno con el tiempo alcance cierta sere­nidad y contemple las cosas con una sabia perspectiva no impide blasfemar si llega el caso. Marco Aurelio debe darle la mano a Epi-curo y la resignación no tiene por qué dejar de ser creativa. Lo que ibas a ser de mayor ya lo eres y lo que no ibas a ser ya no lo fuiste. Adiós a la juventud. Se acabaron las luchas, los nervios y las dudas por la identidad. Pa­ra una persona madura hoy es el futuro que tanto temía. Ya ves, no ha pasado nada. No ha caído la bomba atómica, has salido bien de una grave enfermedad, al final la crisis económica se ha superado y tus hijos son más al­tos y más listos. Encima el sol sale todas las mañanas y tú estás vivo. Hay que brindar.
                                            MANUEL VICENT - escritor y articulista: 
 

16 comentarios:

  1. Que verdad hay en todo esto, toda edad tiene sus pro y sus contras, el caso es saber vivirlas plenamente y con sabiduría, errores, aciertos, todo pasa nada se queda...Vivamos en Paz. Abrazos Martha.

    ResponderEliminar
  2. Yo brindo por la vida, y por seguir respirando.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Brindemos amigos, que maravilla tener motivos para hacerlo. Amar, respirar, el sol, la luna y las estrellas, los poemas, la familia, el mar, las aves, los amigos, y tanto, tanto que nos ha dado la vida. Gracias José por esta brillante nota.

    ResponderEliminar
  4. Jose, me uno a ese brindis.
    Como dice el artículo, ya he llegado y hay que vivirlo, sin poner nada e una balanza.

    Agradecer a la Vida, el haberte inclinado por este sistema de comunicación y encontrar estos amigos, que con sus comentarios, te ayudan en este caminar que aun nos queda.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Me sumo al brindis; creo que nos sobran los motivos. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Amén!! a lo que dice Manuel Vicent, articulista que sigo de forma habitual.
    Y brindemos con un buen cava, motivos tenemos, hemos llegado a una edad que otros aun no lo han hecho.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Yo también me uno a tu brindis por la vida, querido José. La vida se forma de años y cada uno de ellos tiene su brindis. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Brindo por la vida contigo amigo José, porque es cierto como ya lo dijo el poeta...¡todo pasa y todo queda, porque lo suyo es pasar..."
    Somos un constante fluir mientras la vida que nos habita permanece con nosotros...

    Un abrazo con un buen cava en la mano para acompañarte en tu brindis.

    ResponderEliminar
  9. Por el simple hecho de vivir ya es justificación suficiente para brindar, cada momento , cada etapa es diferente y todas tienen algo de especial y necesarias. Así que motivos por brindar siempre sobran!
    José ,me he fijado que te gusta el diseño y trabajas con el photoshop , como hobby a mi también me gusta .Te felicito por los que has realizado!

    Un Saludo cordial y un Abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Sí, querido Pepe, brindemos por todo lo hermoso que nos queda por vivir, por las líneas que escribimos o capturamos, y brindemos también por lo que nos quedó de nuestro cumpleaños. Te felicito. Estoy contento de ser tu amigo en este noble espacio. ¡Salud!

    ResponderEliminar
  11. Brindo por todo ello en vuestra compañía. Saludos

    ResponderEliminar
  12. Magnifico articulo , estoy totalmente de acuerdo en cada una de sus palabras .
    Un brindis amigo !!
    La vida es bella , la forman un arco iris de colores en el que va incluido el negro .
    La Naturaleza va por ciclos , viva este ciclo , los pasados y los que están por llegar !!
    Jose , pasa por mi espacio , te espera una sorpresa ...
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Estoy completamente de acuerdo, con todos los comentarios... ¿como lo haces, José???
    Siempre depiertan ganas de comentar, tus entradas.

    Un abrazo
    Leonor

    ResponderEliminar
  14. Hay que brindar por cada momento en que te sientes vivo y ves vivir a los demas. Dicho y hecho. De verdad, y no acostumbro, pero va por todos ustedes. y por mí desde luego.Chin-chin. Salud amigos.

    ResponderEliminar
  15. Si me lo permites: Me sumo a ese brindis.-

    Saludos cordiales:
    Antonio

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario