lunes, 6 de febrero de 2012

El buho y el pajarito




Era un día soleado, pocas nubes dejaban ver el hermoso cielo azul… y volaba Jairito, el pajarito, de un lado para otro, se le veía surcar al viento por encima de la granja, desesperado, casi como loco de un árbol a otro, de la casa al estanque, del establo a las cercas más alejadas del lugar.
Juan, el búho, tranquilamente mecía sus alas en las corrientes de viento cálidas que lo elevaban plácidamente hacia el sol… luego descendía planeando y disfrutando de la vista del paisaje, hasta que vio a Jairo en sus rápidas travesías sin rumbo fijo. Se acercó a él y cortésmente lo saludó:
- Hola querido Jairito, ¿por qué estás volando de esa manera tan agitada? ¿No crees que es un hermoso día para volar tranquilamente apreciando la vista y descansando la mente?
- Pues no es tan buen día, búho, -contestó amargamente el Pajarito-; es que hay pájaros que dicen una cosa y luego hacen otra, y eso cambia todos los planes del día.
Juan se acercó más a Jairito y lo fue guiando despacio hasta un árbol cercano, y ambos vieron la oportunidad de posarse en una rama grande y gruesa, y el Buhito le preguntó:
- Dime pajarito, ¿por qué estás tan intranquilo?, ¿qué es lo que te está molestando de tus amigos?... Cuéntamelo por favor, porque ya sabes que cuando alguien tiene un problema, diciéndolo a un ser querido, como los padres, hermanos y amigos, se puede entre todos buscar una solución a esas dificultades o problemas.
- Tienes razón, Juan, es que estoy preucupado por Talita, la pajarita; ella me dijo temprano esta mañana que iba a buscar unas ramas para el nido, y mira la hora que es, y aún no aparece; ¿será que le sucedió algo malo? Y es que no puedo dejar de preocuparme sin saber si algo malo le pasó, y necesita de mi ayuda…
El Buhito reflexionó un momento, pensó en algo que había visto unos minutos antes, y le preguntó a Jairito: - Tú has sentido algo raro en tu corazón? Ya sabes, como una sensación de que Talita se encuentra en dificultades?
- Uhmm… No, realmente no me parece que haya sentido eso; pero yo sé que le pasó algo malo, porque entonces cuál sería la razón de que aún no hubiera llegado?
- Lo que pasa a veces es que nuestra mente nos juega malas pasadas, es decir, nos hace pensar cosas que no son, le contestó Juan-. En la vida todos vivimos situaciones buenas o malas, y el problema que tenemos es cuando el miedo se hace presente, y al no controlarlo nuestra mente nos empieza a dar “respuestas” que no le hemos pedido, y entonces nos entra la impaciencia, como estás tú en este momento, y luego nos llegará ira o enojo, por ejemplo cuando Talita llegue y tú la veas sana y salva, le podías gritar y enfadarte con ella…
Y Jairo, un poco bravo, interrumpió: - No!, pero qué estás diciendo Juan… Es que yo no me estoy inventando nada; Talita no a venido y seguramente le sucedió algo, porque ella no es así, no se demoraría sin haberme pedido permiso, o decirme que llegaba tarde!

- Sí ves, Jairito?... ya estás enojado conmigo y es fruto de los pensamientos incontrolados que pasan por tu mente; nuestro cerebro es una herramienta que nos sirve para buscar las soluciones adecuadas cuando nos enfrentamos a un problema; pero si no controlamos nuestros pensamientos, entonces nuestra mente se convierte en un foco de problemas, en el lugar donde se crean las dificultades en uno mismo y los malos entendidos con los demás.
- Pero por qué dices eso, Buhito; el cerebro está hecho para pensar y gracias a él actuamos y trabajamos, y volamos los pajaritos, y nadan los peces, y todos los que tenemos cerebro podemos hacer muchas cosas; pero es muy raro que me digas que es la fuente de los problemas y las malas situaciones en nuestra vida, ¿no crees?
Y Juan le contestó: - Precisamente la única fuente de todas las cosas que nos pasan es nuestra mente, pero cuando no está dominada, cuando no tenemos el control de ella. Por ejemplo, antes de llegar vi que Talita estaba con sus amigas de la otra granja en el estanque de allá jugando y salpicando; así que por eso al principio te pregunté si habías sentido algo en tu corazón y no pregunté si sentías algo en tu mente.
Es más efectivo sentir las cosas que tratar de comprenderlas -siguió Juan-, seguramente cuando algo malo suceda con Talita, vas a tener ese sentimiento de angustia en tu corazón; pero lo que tenías ahora fue una impaciencia por no saber dónde estaba, lo que hizo que te comportaras de manera extraña, volando de un lado para el otro, desesperado, intranquilo y pensando cosas feas… Y esto te sucedió por no controlar tu mente, ya que tu corazón no sintió nada raro.
- Y entonces ¿cómo hago para controlar mi mente?, preguntó el Pajarito.
- Es sencillo decirlo, no es tan fácil hacerlo, pero con la práctica diaria se puede; y todo comienza por estar alerta de lo que pensamos; vas a sentir que tienes ideas, imágenes mentales, palabras, y todo esto que te llega a tu mente, y vas a ponerle un poquito de atención a cada una de ellas, vas a tratar de reflexionar, de pensar, por qué llegó a tu mente, de dónde vino esa idea, si fue como un encadenamiento de pensamientos, que uno trajo al otro, y a otro pensamiento distinto.
Siguió Juan: -Puede ser que al cabo del tiempo encuentres que la mayoría de pensamientos los tengas cuando te sientes solo y triste, y eso es siempre lo que te lleva a pensar y pensar cosas raras o feas; por lo general esa tristeza de la soledad es el sentir miedo a no estar acompañado; y todos los pensamientos finalmente empezarán, y lo descubrirás, cuando sientes miedo a algo. Entonces tu mente se activa cuando el miedo actúa en ella. Y la manera de controlar el miedo es con valentía, con coraje, siendo fuertes internamente, y tratando que los pensamientos frutos del temor no se propaguen en nuestra mente sino mantenerla tranquila, sin pensar en más cosas…
Y Jairito le preguntó: -¿Tú dices como dejarla en blanco y hacer esfuerzo por no pensar nada?
- Precisamente se trata de no esforzarla, si tú empiezas a rechazar lo que piensas para tratar de dejarla en blanco, la estás esforzando y te cansarás rápido; tienes que mirar qué piensas, de donde viene, y al encontrar que la fuente o la causa siempre es la misma, ya empezarás a dejar de tener esos miedos al conocerlos y enfrentarlos; y tu mente solita se tranquilizará, luego tu corazón te empezará a hablar, tu conciencia, el yo interior que tienes adentro… Y cuando lo oyes, entonces todo será paz y tranquilidad, y no habrá ni temor, ni ira, ni impaciencia.
Jairito, el pajarito, comprendió lo que el Juan le dijo, y voló tranquilo al estanque donde estaba Talita jugando alegre con sus amiguitas.

22 comentarios:

  1. Muy buena eseñanza zen José, en palabras sencillas y fáciles de comprender. Cuando sabemos como controlar nuestra mente todo se simplifica y podemos actuar en forma mas acertada. Me gustó mucho. Un abrazo a la distanica.

    ResponderEliminar
  2. Quien no ha sentido ese miedo, cuando se retrasaban los hijos en llegar a casa.

    Siempre ese temor de que le haya pasado algo.

    Creo que por mucho que eduques a tu mente, ese temor lo tendría siempre.

    Saludos, manolo

    ResponderEliminar
  3. Pues si José, es inutil sufrir por algo que no ha pasado y que seguramente no pasará. Tener control de tu mente no es fácil pero sí que es posible. Lola

    ResponderEliminar
  4. Cuantas veces pasamos malos ratos pensando en cosas que pueden suceder y que luego no suceden.........hemos sufrido en valde con esta actitud negativa.
    Este buho es muy listo y se las sabe todas menos mal que el pajarillo le hizo caso.Saludos

    ResponderEliminar
  5. Es cierto que en numerosas ocasiones nos preocupamos cuando no debemos hacerlo. Un problema que tiene solución deja de ser un problema. Y el que no la tiene también deja de serlo por no tenerla.
    Saludos desde mi mejana

    ResponderEliminar
  6. Si el pajarito y tú relato nos hace recordar las horas de intranquilidad,cuando nuestros hijos llegan su hora y ellos no están no aparecen sembrado una gran inquietud hasta que los ves aparecer

    ResponderEliminar
  7. Lo peor es que esos nervios infundados que sentimos, afectan y dañan realmente nuestro cuerpo, tratar de no darle vueltas al problema y confiar, aunque es dificil si se logra. Saludos

    ResponderEliminar
  8. Que forma más bella de abordar un problema tan humano.

    Gracias José, cada vez que visito tu blog quedo encantada, por lo que estoy pensando que tienes algo de magia.

    Hasta pronto.

    Diana.

    ResponderEliminar
  9. Sencillas las razones de Juan el buho a Jairito. No es necesario poner la venda antes de ver sangrar la herida. Felicidades y un abrazo sincero.

    ResponderEliminar
  10. Recuerdo cuando mis hijos llegaban tarde, bueno: Pronto, según se mire el reloj, jejeje, que solía hacerme esta reflexión: No por sufrir de los nervios yo van a regresar antes. Así que fuera problema innecesario.
    Pero no se puede evitar. Todos los padres hemos padecido ese síndrome.
    Muy buena tu entrada, José. E inmejorable tu comentario en mi espacio.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. ES UN BONITA REFLXION. YO DIGO, PORQUE TE VAS PONER LA VENDA SI AUN NO TIENES HERIDA. UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  13. José:

    Que linda reflexión, esta llena de vibrante luz.Ojala, que nada nos quite la paz del corazón.

    Me he hecho un tiempito para venir a saludarte y a agradecer todos tus detalles de cariño.(Eres el mago Merlín de la tecnología, je...)

    Cuidate, un abrazo y hasta prontooo!!

    ResponderEliminar
  14. Muy bella reflexión, llena de luz.
    Con tu permiso me quedo.
    Saludos.
    Me encantó pasar por aquí.

    ResponderEliminar
  15. Querido José: Eres un maestro. Vaya blog interesante...Me quedo comoseguidora. Graciasmilpor tus consejos, me encanta que los que ya peinamos canas, algunos como tu concretamente, estén tan informados en este mundo de la informática y sepan tanto. Lo del pajarito me llegó al alma, la verdad es que yo soy una torpona, pero intentaré y te pediré ayuda, si me lo permites. Paz y bien, amigo.

    ResponderEliminar
  16. CAMINANTE

    Si tu ves que al caminar,
    no marchan tus ilusiones
    por delante,
    es preciso descansar
    y no hallar otras razones,
    caminante.

    En coplas de pie quebrado,
    deciros adiós, yo quiero,
    simplemente.
    En mi blog, estoy sentado,
    dejando siempre un te quiero,
    permanente.

    Mil gracias bloguero amigo,
    por estar con mis sonetos
    paseando.
    Por eso hoy mismo te digo,
    que has bebido mis secretos,
    tan callando.

    Hasta siempre con mi abrazo,
    que sigáis con vuestra euforia
    de este día,
    y que duerma en mi regazo,
    vuestro sueño de victoria
    y alegría.

    O.Z.M.

    ResponderEliminar
  17. Hola José , muchísimas gracias por tu ofrecimiento, eso lo dejo a tu ingenio, que veo que tienes mucho y talento también.
    He visto el PowerPoint del los aviones aterrizando, me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar


  18. Hoy día del amor y la Amistad me detengo a tú lado, para sentirme arropada por el calor y el afecto entrañable que se respira en este tu espacio.

    Para los enamorados;
    que lo han estado,
    para los que lo están,
    y para los que pronto
    lo estarán.

    Para todos ellos!!

    ¡¡Feliz día de San Valentín!

    Muackkkkkkk
    Muackkkkkkkkk
    Muackkkkkkkkkkkkk

    De esta tu siempre amiga…

    María del Carmen



    ResponderEliminar


  19. La Vida es espectacular y hay que aprovechar a disfrutarla en todas sus vertientes, incluido el carnaval que mañana es su día grande y algunos de los más jóvenes lo pasaran en grande devolviéndoles la ilusión a los no ya tan jóvenes...

    Te deseo un fin de semana lleno de todo aquello que tu alma necesite por abrigo...

    Un beso
    un abrazo
    y mi aprecio
    para siempre

    María del Carmen


    ResponderEliminar
  20. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  21. Hola José.

    Pase a ver tus Powerpoints.Muy buenos tus trabajos, como siempre.Me gustaron los mensajes de "La vida es" y "Aves libres".

    Pronto retomaré mi blog.
    Te dejo un abrazo grande y muchas gracias por todas tus atenciones.

    ResponderEliminar


  22. Pasa un grato fin de semana…

    Envolviendo sentimientos
    en suaves telas de terciopelo
    para elevarlos al universo
    entre nubes de caramelo.

    Un beso al viento

    María del Carmen

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario