lunes, 17 de febrero de 2014

MATAR LA VACA



“El conformismo es el carcelero de la libertad y el enemigo del crecimiento”             (J.F. Kennedy)



Una fábula muy antigua (que posiblemente muchos conoceis), relata que, "un maestro quería enseñar a su alumno una lección sobre evolución personal. Para ello buscan una familia muy pobre en un pueblo muy pobre y encuentran una que solo sobrevive gracias a una vaca que les da leche con la que se alimentan. La familia había creado un mundo alrededor de su vaca y, más que vivir de ella, vivían para ella. Todo su tiempo lo dedicaban a la vaca en lugar de dedicarlo a buscar otras alternativas de vida.
Cuando la familia no se dio cuenta, el maestro mató a la vaca con un cuchillo ante el asombro de su alumno, el cual no entendía el motivo por el que el maestro había matado al único medio de supervivencia de la pobre familia.
Un año después de aquel episodio el maestro y el alumno fueron al pueblo a buscar a la pobre familia. Cuando la encontraron, en el lugar dónde estaba la antigua choza en la que vivían, encontraron una gran casa de la que vieron salir al padre de la familia y se acercaron a hablar con él. Al preguntarle por lo que había pasado en ese año, el padre explicó que, desde que algún desaprensivo mató a su vaca, la vida les había cambiado radicalmente ya que no tuvieron más remedio que buscarse la vida para salir adelante.
En el lugar dónde vivía la vaca habían plantado una serie de verduras y hortalizas que, como producían más de las que ellos consumían, empezaron a vender los excedentes y con el dinero que ganaban plantaban más y seguían vendiendo. Al poco tiempo habían conseguido crear un medio de ganarse la vida mucho mejor que vivir de lo que la vaca les daba”
  
 Todos tenemos vacas que matar. ¿La vaca? la vaca es la costumbre, la educación, las autolimitaciones, el miedo, los problemas laborales, sentimentales… la vaca son nuestros propios prejuicios. Es una realidad en la vida de muchas personas, que viven o vivimos aferrados a algo que no nos satisface por el miedo a caer en un vacío aún mayor. ¿Existiría realmente ese vacío si nos atreviésemos a soltarnos? ¿o, sencillamente empezaríamos a vivir realmente? Uno sabe cuál es su “vaca”, la pregunta es cuándo sacrificarla... y atreverse a hacerlo.

.

22 comentarios:

  1. Jose una historia muy buena, nolo sabia, pero es cierto, hay que matar la vaca.
    Me guataria que pasaras por mi blogs, en uno de ellos cuento una historia real, y quizas tu, veas el por que. un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¿Porqué liquidar la vaca?, ¿no nos podemos acostumbrar a lo poco o mucho que tengamos?, el lema de Kennedy trae riqueza para unos y pobreza para otros, ya que olvidamos que los recursos son limitados, los que se llevan unos se lo quitan a otros.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Ya, hay inconformistas que tratan de cruzar a nado una frontera para tratar de mejorar sus vidas donde les esperan unos tíos de mala leche vestidos de verde que les caen a tiros logrando que se ahoguen unos cuantos, seguros de que su jefe mentirá para que su deplorable acción quede impune :(
    Salud

    ResponderEliminar
  4. Excelente moraleja, José. Uno se crea ataduras que le impiden avanzar. Hay que atreverse a abrir horizontes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Conocía la historía con otros personajes.
    A veces nos metemos en una rutina que es muy dificil salir de ella.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Para un cambio radical de vida hace falta mucho coraje, pues hay que superar los miedos al qué dirán, y al fracaso. Quemar tus naves.

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno este post José, de acuerdo totalmente la vaca, o el miedo que tenemos unos mas que otros hace que estemos como estamos sin respuesta ante tanta barbarie, acosos etc.
    Con miedo seguiremos igual, la vida y el morir todo es uno, no hay uno sin otro, el apegado a la vaca es el que no vive, vegeta, pero no vive.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. La vida es muy plural, en el momento en que te acomodas, te resignas, te quedas con los brazos cruzados a verlas venir, estás medio muerto. Un saludo, soy ana de certificado de existencia.

    ResponderEliminar
  9. La vida desde que se nace es una lucha sin parar, todos tenemos ilusiones esperanzas que esas ilusiones se lleguen a cristalizar, para que ocurra eso jamás se puede un estancar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Desconocía esta fábula y me ha gustado mucho. Es verdad que nuestros miedos internos al cambio ns impide en demasiadas ocasiones salir adelante. Hace ya unos años que yo tuve que "matar" a mi "vaca", me costó muchísimo hacerlo por ese miedo al cambio pero llegó el momento en que no tuve alternativa, me armé de valor y lo hice........hoy doy gracias a Dios por ese paso que di y me arrepiento de no haberlo hecho antes. Abrazotes
    Por cierto ahora mi blog no se actualiza:-)) esto ya es de risa, salgo de una y me meto en otra.
    Muchas gracias por la ayuda que me prestaste y que gracias a ella desapareció la pantalla blanca.

    ResponderEliminar
  11. Hola José.
    Siempre hay que buscar nuevas alternativas,ya que todo va cambiando, lo que entiendo de esta fábula es que no hay que acomodarse, a mi me lo ensñaron de pequeña, lo que pasa en esta sociedad es que hay personas que ya son mayores y personas minúsválidas, que no pueden, adaptarse a los recortes que están haciendo.
    Se sabe que hay que dar la caña para pescar, no el pez, pero es que hay casos diferentes.
    Un abrazo, Montserrat

    ResponderEliminar
  12. Conocía el relato, pero conozco también un caso similar de un pariente mío, cuya vida es un reflejo absoluto de esto mismo. No sigo por no desvelar intimidades, pero dio estudio a sus hijo y el menor sigue con el negocio emprendido por su padre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. entiendo que el significado de la vaca, es no tener miras para mas cosas y oportunidades, asi que FUERA VACA¡¡¡

    Besos muchos ♥♥

    ResponderEliminar


  14. Mantén los ojos fijos en las estrellas
    y la esperanza floreciendo en el corazón,
    mientras los sueños que persigues
    se adhieren al seno de la ilusión…

    Te envío un abrazo desde la distancia
    con la mano puesta en los sentimientos,
    para desearte un magnifico miércoles!!

    Atte.
    María Del Carmen


    ResponderEliminar
  15. En cualquier caso , yo creo que hoy mas que nunca , "la vaca " o se muere , te la quitan..o desaparece, o se seca.....hay que cambiar ,adaptarse ,evolucionar..hoy mas que nunca...
    saludossss

    ResponderEliminar
  16. No la conocía, da mucho para pensar. Y cuando ni vaca hay? jajaja! Pues a inventar más ¿no? pero nunca quedarnos quietos.
    Un abrazo grandotote!

    ResponderEliminar
  17. Buenísima entrada José, da para meditar si tenemos vaca y que hacer con ella.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Hola José , una muy buena reflexión ... La cuestión es que es mas facíl vivir de la manera mas llevadera , que como bien dices tú mata a la vaca , te deseo una feliz fin de semana , besos de Flor.

    ResponderEliminar
  19. ¿Y los que están suspirando por la vaca, a ver quien la suelta? Como en todas partes los que unos tiran otros lo recogen. Un abrazo desde mi mejana

    ResponderEliminar


  20. Hoy la alegría me ha despertado con;
    una sonrisa en los ojos,
    un beso en los labios,
    y los brazos extendidos,
    para compartir contigo,
    un abrazo de luz y armonía...

    ¡¡Feliz domingo salpicado,
    por el rocío y aromas de la mañana!!


    Atte.
    María Del Carmen



    ResponderEliminar
  21. ah, se me olvidó invitarte al concurso que estamos teniendo en el blog, de LAS RUNAS BRUJAS....participar es fácil, solo un chiste...unas viñetas...relato...micro...cuento...receta de cocina..canción favorita... y poco mas, y participas con unos números...date cuenta José que con las Runas,(es un juego para mayores) puedes TRIUNFAR con las chicas , un montón..anímate !!!

    ResponderEliminar
  22. Hola José.
    Esta bella moraleja que hace tiempo recibí en pps, no la había visto, gracias por traerla, siempre hay situaciones que nos atan y cuesta soltarse de ellas.
    Un abrazo
    Ambar

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario