viernes, 17 de julio de 2015

Yo soy así.



"Del hablador he aprendido a callar; del intolerante, a ser indulgente, y del malévolo a tratar a los demás con amabilidad. 
Y por curioso que parezca, no siento ninguna gratitud hacia esos maestros"
— Khalil Gibran -


                           -----------------------------

Hay quienes suelen jactarse de decir a los demás a la cara lo que opinan, sea lo que sea, lo suelta y se quedan tan achos. Si les preguntas ¿y si a la otra persona no le cae bien? responde - me da igual yo soy así digo lo que siento -.
Ser autentico es ser uno mismo, desde su sinceridad interior, sin fingimientos, ni mentiras. Aunque es cierto que no se puede ir por la vida a corazón abierto. En algunos momentos se adopta una máscara o papel. No obstante a veces hay que quitarse la coraza y mostrarse tal cual como se es. Ser auténticos sí, pero teniendo en cuenta a los demás. El ser natural, sincero o espontaneo, no cabe todo, ni desmesurado ni irrespetuoso, por lo menos se debe tener en cuenta a los demás que, pacientes soportan la supuesta honrosa virtud de que por encima de todo es así, porque lo es, y no puede ser de otra manera. 


.    

14 comentarios:

  1. La vida está llena de mucha hipocresía, sobre todo en esos que tienen el arte de manipular las cosas.

    Siempre digo, si quieres tener amigos a millares nunca les hables de sus debilidades.

    La blogosfera es un fiel exponente, eres su amigo elevado a los altares por mucho tiempo, cuando le contradices en algo por ejemplo político ya caes en el completo olvido.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Claro, tienes razón, hay que tener en cuenta a los demás, no es necesario faltar o hacérselo pasar mal a la gente por decir la verdad de lo que uno piensa o siente, pero eso si, yo prefiero que me vengan siempre con la verdad por delante... :)
    Salud y abrazo

    ResponderEliminar
  3. Amigo José, dices muy bien lo que comentas en tu escrito.
    Si quieres ser respetado, hay que respetar.

    manolo

    ResponderEliminar
  4. Una cosa es decir simpre la verdad (cosa que me agrada) y otra es ser faltón o maleducado.
    Al menos, así lo creo yo.

    ResponderEliminar
  5. No hay seres peores que aquellos que dicen ser muy sinceros.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Pienso que ante todo hay que ser respetuoso con los demás y si decir lo que uno siente va a ofender al otro es mejor callarlo para evitar males mayores: "Mira las consecuencias de tus actos" (van incluídas también las palabras, y escritos) esta frase es siempre mi lema.............También es verdad que hay personas que se merecen que se les diga lo que se siente para que no te sigan tratando de manera incorrecta.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  7. Somos tan imperfectos, José, que nunca dejamos de aprender, a base de equivocaciones. Las relaciones humanas son muy complicadas, porque no todos tenemos la misma educación, fortaleza, valores, costumbres. Lo que para unos es normal, para otros es anormal. Lo que para unos es halago para otros es ofensivo.
    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. A veces se nos olvida la empatía, y herimos a los demás casi sin darnos cuenta.
    Un abrazo
    Maru

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno ese escritor Libanes, tengo su libro.el Profeta, y esas frases tan sencillas, llegan a puerto
    Un abrazo José

    ResponderEliminar
  10. Es verdad, yo no soporto la ipocresia, ni la mentira
    pero tacto educacion y respeto, es el primer articulo a tener en cuenta, hay persona te hablen de usted y luego te destruyen, ahhhhhh pero piensan ser muy educado y respetuosos,
    un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Hola José, normalmente todas las personas nos guardamos un poquito de nuestra sinceridad, o lo que nos gustaría decir, pero por no molestar nos callamos lo que con gusto diríamos, aunque cuando actuamos así, tampoco se queda uno conforme consigo mismo, con lo cual lo mejor sería ser lo más sincero posible y con mucha educación.
    Un placer estar en esta reflexión.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Así es José.
    Todo en su justa medida, ser sinceros y decir la verdad, procurando no dañar ni ofender.
    No se consigue siempre, pero se debe de intentar.
    Muy sabias las letras de Khalil Gibran.
    Una buena semana y un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  14. Hola, José. Mira esto es tan cierto como aquello que a veces se suele decir "yo tengo la conciencia bien tranquila" y una piensa..."Entonces será que tú no tienes de eso"
    Decir lo que siento, sin tener en cuenta lo cruel y desacertado que puedes ser, es uno de los males de nuestro tiempo.
    Ser sincero tiene unos límites y son los de la caridad.

    Gracias por la reflexión, José.

    Un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario